#EscriboLibros Cuento Infantil "Se acaba el Verano" (Gratuitos DD para e Book free)


Justo en estos días que corren viene muy convenientemente para descarga gratuita el cuento "Se acaba el Verano", un cuento infantil corto de una niña llamada Sandra que como muchos niños ha hecho una lista para hacer antes de que se acabe el verano, ¿Conseguirá terminarla antes de que empiece el colegio?



"Se acaba el verano", Sandra tiene una lista de tareas muy larga para hacer 
antes de que termine el verano.
(Agosto 2012)(Gratuito)(Cuento Infantil) (Todos los públicos)


Se acaba el Verano



Se levantó sabiendo que había desperdiciado todas las vacaciones. Sandra se sentía algo triste por ello, en realidad no es que las hubiera desperdiciado, pero, como se fue de vacaciones con su familia no cumplió la lista que había escrito, justo al llegar a casa, el último día de colegio.  Pero bueno, aun no estaba todo perdido, pensó, le quedaba todo un día entero para cumplir, si no toda, parte de la lista.


Sandra justo estaba cogiendo la lista cuando su madre la mandó subir y deshacer su maleta. Vaya, eso le quitaría algo de tiempo, optimismo, pensaba ella, tras deshacer la maleta podré comenzar con la lista.



Cuando por fin había subido su maleta, sacado toda la ropa, colgando las camisetas en el armario, guardado la ropa interior en los cajones, y colocado algunos objetos variados por el cuarto, su madre la llamó a comer.



Bueno, no pasa nada, pensó, después de comer podré hacer, puede que ya no toda, pero si parte de la lista. Y bajo a comer, su madre había preparado filete de pollo empanado con patatas, y ensalada de lechuga, tomate y cebolla. Después de comer cogió su lista y comenzó a leer;  numero uno, terminar de leer el cuento del cerdito. Entonces, subió a su habitación, sacó el libro del cerdito de su estantería y se tumbó en la cama para leerlo.


El libro del cerdito no era el clásico libro de los tres cerditos y sus casas de paja, madera y ladrillo, sino que era un cuento de un cerdito que se perdía en un viaje, desde la granja en la que vivía a una granja, a la que les trasladaban con su familia, entonces el cerdito vivía varias aventuras en su viaje a su nuevo hogar, desde gente que era su amiga, personas que querían comérselo,  y animales varios que le ayudaran a pasar ríos, montañas, cuevas, bosques, hasta llegar a una gran ciudad donde muy cerca de allí estaba la granja y se encontraba con su familia de nuevo demostrando a sus hermanos cerditos que si te esfuerzas puedes conseguir cualquier cosa, incluso llegar a casa desde muy lejos.


Pero Sandra no llegaría ni a leer el final pues cuando iba por la primera aventura del cerdito se comenzó a dormir, si te gusta leer cualquier lugar es bueno, pero, la cama normalmente tiene un extraño atrayente somnífero, que no es bueno si quieres estar activo todo el día, cosa que Sandra quería.

Sandra se durmió.


Y comenzó a soñar con el cerdito, como no había leído todo el cuento ella misma, en sueño se imaginaba la continuación, incluso ella misma salía en el cuento y se iba de viaje con el cerdito .

Cuando se despertó, varias horas después, ya ni siquiera era hora de merendar, por la ventana se veía oscuro, con las farolas a punto de encenderse, debía ser muy tarde.

Le entraron los nervios, no sabia que hacer, dejaría el libro de cerdito y continuaría con la lista; número dos, aprender a montar en bicicleta. Estaba demasiado oscuro para montar en bicicleta, así que decidió pasar al siguiente punto; número tres; dibujar un cómic. Bien, eso no era tan difícil, solo necesitaba folios y pinturas.

Busco por toda su habitación, allí no había folios, pero si pinturas, bajó al salón a preguntar a su madre, que la dio un taco de folios para dibujar.


Se subió a su cuarto y se sentó en el suelo, dejando los folios y las pinturas delante suya. ¿Que puedo dibujar? Se preguntó, podía dibujar la historia del cerdito pero no la había leído, pensó en algunos de sus dibujos animados favoritos pero no sabía dibujarlos, hizo un dibujo de una niña, ¡bien!, ya tenía un personaje, ahora solo le faltaba una historia. Pensó en contar su verano, pero solo había ido a la playa, y no le parecía lo más interesante del mundo, jugar con las olas, hacer castillos y fosos de arena y visitar el museo local.


No se le ocurría nada, así que desistió, y siguió leyendo su lista, si no lo hacía así nunca le daría tiempo a hacer nada; numero cuatro, jugar con Laila, su prima. Ostras, eso era difícil, pensó, su prima Laila estaba en su casa y dudaba mucho que, por que ella quisiera, se viniera a su casa a estas horas de la noche. Otra cosa que no podría hacer, antes de que acabara el verano.  Los nervios de Sandra iban en aumento, y no pudo evitar ponerse a llorar, a ella no le gustaba llorar, luego la llamaban llorica, pero era algo nerviosa y su impaciencia no le iba a dejar hacer nada hoy, el último día antes de que acabara el verano.


Su madre la llamó para cenar y Sandra bajó llorando al salón, su madre le preguntó qué le pasaba, ella contestó entre balbuceos y lloros que no había podido hacer nada de lo que tenía en su lista de cosas que hacer antes de que terminara el verano.

Su madre leyó la lista y le dijo que no se preocupara. ¿Por qué? preguntó Sandra. Su madre contestó diciéndole que no pasaba nada, que aunque se acabara el verano había muchos fines de semana hasta que volviese el verano donde le daría tiempo a hacer su lista y muchas más cosas.


Sandra dejó de llorar, su madre tenía razón, porque debía tener prisa para hacer la lista en un día si la podía hacer durante los fines de semana de todo el año.

Después de cenar Sandra se tumbó en la cama y su madre se ofreció para leerle el cuento del cerdito antes de dormir.


Y así Sandra se durmió tranquila aunque no había completado su lista, tenía todo el año para hacerlo.


FIN

Miriam Sánchez Espejo (Agosto 2012)



<3Bss!

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More