#EscriboLibros Relatos breves (Gratuitos DD para e Book free)




Luis y su perrito


Luis era un niño muy solitario, o eso creía él, le gustaba hacer cosas solo, leer, pintar, jugar a juegos en los que solo podía jugar solo.
Sus mama estaba embarazada. Luis iba a tener un hermanito, pero su madre no sabia como decírselo sin que se sintiese mal, ya que sabia que a Luis le gustaba mucho estar solo, así que, se le ocurrió una gran idea. Recogieron un perrito de la perrera para que jugara con Luis.
Al principio a Luis le daba miedo pero luego en seguida cogió mucha confianza, Luis y su perrito se volvieron inseparables.
Cuando su madre le dijo a Luis que iba a tener un hermanito le hizo mucha ilusión, otra personita para jugar con el y su perro. El hermanito de Luis nació y creció feliz con su hermano mayor y su perrito. “Menos mal” pensaban los padres de Luis, “los hermanos se tiene que llevar bien”.
Según iban creciendo, los dos cuidaban a su perrito, Luis se hizo más sociable, y aprendió a compartir. Si no hubiese tenido a su perrito y a su hermano quizás hubiese jugado siempre solo.
Miriam SE (Septiembre 2012) 







Tres días en la playa.


 Amanda llegó el primer día a la playa, solo tenia este y dos días más para disfrutarla al máximo, era uno de esos viajes express a la costa para disfrutar del sol. Dejo todo en el apartamento, se puso el bikini, y fue rauda hacia la playa, pero, estaba nublado, pensó por un momento en irse, decidió tumbarse y relajarse, ya que no tenía mucho tiempo para disfrutarlo. Como estaba nublado ni siquiera se molestó en darse crema. Al pasar varias horas Amanda se notaba algo roja, y fue rápidamente a su casa a curarse. Se había quemado estando nublado, no sabía que eso podía pasar.
El segundo día hacía un sol radiante, esto siempre la animaba, paseo por la playa con un refresco, se metió al mar, e incluso jugó con un grupo de jóvenes al voleyball. Adoraba los días de pleno sol, pero odiaba tener que estar constantemente poniéndose crema, porque a pesar de que estaba morena no quería quemarse.
Lo paso genial, se fue de compras, ceno en el paseo marítimo, añoraba mucho este tipo de cosas cuando se iba de veraneo.
El tercer día quería disfrutar al máximo del sol, fue otro día radiante en el que levantarse pronto para exprimir el día era sentirse bien. Era su último día allí y no quería pasarlo todo entero en la playa, paso la mañana disfrutando del calor cerca de la orilla, con el agua mojando sus pies, en esos momentos, pero se sentía libre de todo estrés.
Y llegó el momento de marcharse, se había pasado todo el día en la playa, pero a pesar de que no fue su plan inicial no se arrepentía.
FIN
Miriam SE (Octubre 2012)


<3ByeBye

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More